El estado de alarma y la situación excepcional que vivimos actualmente, nos hace reflexionar sobre nuestra escala de valores.

Muchas son las personas que se plantean un ritmo de vida diferente cuando todo vuelva a la “normalidad”. Lo escribo entre comillas porque el ritmo de vida anterior a esta situación excepcional, aunque normalizado, yo no lo consideraba normal.

La primera semana confinado en casa, comentaba con una amiga la agradable sensación que experimentaría si, cuando podamos salir a la calle, nos encontrábamos con diferentes animales ocupándolas. Y es que esta situación excepcional es grave para la especie humana, pero muy favorable para el resto de seres vivos que habitan el planeta tierra.

Esto me reafirma en que debemos empatizar con la naturaleza,  entender que el espacio es compartido y que no somos propietarios de él.


tiempo en familia

Amigas, compañeros de trabajo y yo mismo podemos perder nuestros negocios. Pero saldremos adelante si nos adaptamos al cambio. Y fíjate que no hablo de ganar ni vencer a nada o a nadie, simplemente entender que compartimos un lugar, un tiempo, y ello implica esfuerzo y adaptación.

Para terminar esta reflexión en voz alta, decirte que para estar informado en cada momento sobre nuestros servicios puedes consultar la página:

Ante esta situación excepcional, en Vertiflor la actividad diaria es mínima, y con la máximas garantías para colaborar en la recuperación de todos.

¡Nos vemos pronto!

cuidar de ti
Situación excepcional y escala de valores.
Etiquetado en:            

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *